viernes, 20 de febrero de 2009

Eres una ingrata...

Eres una ingrata. ¿Cuántas noches me he pasado haciéndote compañía, acariciando tu cuerpo con tanta delicadeza, con tanto cariño? Y tú me lo pagas ignorando mis desvelos, quejándote cuando al tocar tu talle la pericia no me acompaña.

Te has empeñado en negarte a hablarme con la dulzura con la que hablas a otros. Ya sé que no soy yo tu sueño ideal, pero (iluso de mi) pensé que podría sustituir mi falta de talento con devoción y cariño. Pero ya no me engaño. Sé que echas de menos unas manos firmes y expertas que te dominen y saquen de ti aquello para lo que fuiste hecha. Añoras esas manos, esos dedos que se deslicen a lo largo de tu piel, que te hagan disfrutar todo lo que yo no he sabido. Sé que quieres susurrar palabras de amor, cantar a pleno pulmón el himno más salvaje, bailar bajo la luna hasta que desfallecidos nos tumbemos en la arena, balancearte bajo el sol del principio del verano. Y yo jamás podré darte todo éso, ahora me doy cuenta. O quizás siempre lo supe y me engañaba a mi miso.

Pero olvídate de todo lo que podría ser pero no será. Voy a ser cruel, voy a ser egoísta. No dejaré que te alejes, no me separaré de ti, seguirás entre mis manos, te guste o no. Quizás no soy justo, pero al fin y al cabo, la vida no lo es nunca (salvo en el instante eterno del amor correspondido). No me hago ilusiones, no te echo a ti la culpa (aunque recuerda que viniste a mi de otras manos, te abandonaron por otra mejor).Yo te acogí con todo el cariño y toda la ilusión. Entraste en mi casa y ocupaste el mejor sitio. Te enseñé orgulloso cuando aparecía alguna visita. Te senté en mis rodillas y tarareé contigo mis canciones favoritas. Nunca pensé en sustituirte, como tú me cambiarías sin pensarlo por otro dueño. Así me lo pagas. Eres una ingrata.

Guitarra desagradecida.

6 comentarios:

  1. No seas cruel con ella, a veces desafina solo por pura reveldia....


    Buen fin de semana...

    ResponderEliminar
  2. Hola Gipsy,
    He hecho un alto en mi periplo por el "sábado literario", para leer alguna cosilla interesante.
    Un escrito digno de "La vida de las cosas", evento literario que de vez en cuando nos hace escribir dando vida a una "cosa". Lástima porque ya había pensado hablar de alguna de mis guitarras. Y digo lástima porque tu lo has hecho magistralmente dudo que yo lo pudiera hacer mejor.
    -Las quiero tanto a esas tres que no se si podría desprenderme de alguna de ellas...

    Un abrazo de sábado literario.

    ResponderEliminar
  3. Sigue en tu empeño, algún día esa terca guitarra sólo se dejará tocar por tus manos. Me ha encantado el post. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, me ha gustado mucho el post!
    Un beso artista!
    Yedra

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno. Ellas son así. La primera que entró en casa fue de mi mano, pero al poco tiempo se enamoró de los dedos de mi hermano y se fue con él. Para siempre. Qué le vamos a hacer! Prueba con un piano.
    Un abrazo (y gracias por tu comentario, siempre vienen bien)

    ResponderEliminar